martes, 10 de agosto de 2010

"METEDURAS DE PATA"

"Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se equivocó, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer". Jonathan Swift (1667-1745), escritor irlandes.

Hoy me encuentro tirado en un sofá con una pierna en alto, reposando por un accidente doméstico que tuve a finales de julio. Aunque las consecuencias de la caída pudieron ser mucho peores, procuraré pisar en un lugar más seguro la próxima vez.

Es de humanos equivocarse. Dicen que el hombre es el único animal que tropieza varias veces con la misma piedra (ya lo decía Julio Iglesias en cierta canción). La vida es una sucesión de meteduras de pata o de errores que, al margen de las consecuencias que nos hayan provocado, nos han de servir para aprender, para evolucionar, para ser mejores personas en definitiva.

Sólo el que toma decisiones importantes se expone a cometer enormes equivocaciones, pero el que no arriesga nunca ganará. Pero hay que saber encontrar el equilibrio entre el riesgo y el conformismo.

Animo a las personas a que tengan sueños y luchen por ellos, si es que ven que son realistas y se pueden conseguir, o que el precio que hay que pagar por ellos no sea demasiado elevado, de lo contrario nuestra vida será una continua frustración. Los deseos basados en cosas materiales nos ocultan otros mucho más importantes relacionados con los sentimientos, el equilibrio a todos los niveles, nuestra autorrealización o el propio bienestar personal.

La sociedad actual es víctima de las meteduras de pata de muchos de sus gobernantes. La crisis financiera internacional que sufrimos día a día, acompañada por una crisis de ideas y de valores, no es sino la consecuencia de una sucesión de desaciertos: la burbuja inmobiliaria, la especulación financiera, la excesiva competitividad de nuestra sociedad, la concesión de hipotecas a diestro y siniestro, el vivir por encima de nuestras posibilidades, etc.

Esta crisis, que ha sido negada en un principio, ha sido pésimamente gestionada por los representantes de las distintas administraciones, bajo mi modesto punto de vista, pues en España y en el conjunto de Europa se han tomado medidas neoliberales de ajuste económico (dejando que los verdaderos causantes resulten impunes). Tampoco ha habido una colaboración eficaz entre las fuerzas políticas (más preocupadas por obtener rédito electoral) y agentes sociales para salir de esta coyuntura desfavorable. Sus consecuencias las han pagado las personas que menos culpa tenían: trabajadores despedidos, pequeñas empresas que cierran, autónomos que pierden sus negocios, congelación de las pensiones, funcionarios mileuristas que ven mermados sus ingresos,… Hay un recorte social y una pérdida de derechos laborales que hace peligrar el estado del bienestar (permanentemente amenazado por el inminente envejecimiento de la población).

En medio de esta “metedura de pata global”, siempre queda la esperanza de que algún día salgamos de esta época tan gris y se recupere lo que se perdió. Hay que seguir aspirando a la utopía de un mundo más justo en el que se acorten las desigualdades. Pero me da la impresión de que el mundo sigue girando y aunque la historia es cíclica y los hechos tienden a repetirse indefinidamente, nada vuelve a ser como antes.

La humanidad ha de tomar buena nota de sus errores que son reiterativos, analizarlos y sacar las conclusiones oportunas para no volver a cometerlos. Las guerras y todos los tipos de violencia, las injusticias, la opresión, la explotación laboral, el abuso de poder… son la chispa que hace que nuestro planeta sea por momentos un lugar inhabitable. Muchas señales de alarma como el hambre, el deterioro del medio ambiente o las catástrofes naturales, nos han de hacer ver que muchas cosas deben cambiar.

En vista de que los políticos lejos de solucionar los problemas, crean continuamente otros nuevos, dejándonos a la deriva en un inmenso océano, hay que promover una revolución ciudadana. Hacen falta personas sinceras, generosas, carismáticas, con alto grado de empatía, extraordinariamente inteligentes y sensibles, alejados del afán de lucro y con una visión global de los problemas de la humanidad, que con su liderazgo firme y decidido, sepan llevarnos a mejor puerto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Juanma, primero un fuerte abrazo, veo que tienes el blog olvidado ¿?, ¡mejor vivir en tiempo real!
Cúidate.
JA Calatayud

J.P.G. dijo...

Hola compañero. Hace tiempo que no sabía de ti. Agradezco tu comentario. Guardo muy buen recuerdo de los años que estuve en Calatayud. En pocos días te mando un correo electrónico y te cuento cómo me va la etapa de la vida en la que estoy ahora.
Tienes razón en que no escribo en el blog y puede ser porque no tengo tanto tiempo, por temas de trabajo, cursos, familia, etc. Un abrazo. Juanma.

clases particulares dijo...

Un blog muy interesante.