martes, 3 de agosto de 2010

UN DESCANSO NECESARIO PARA TODOS

Es indudable que todas las personas necesitamos descansar, hacer cosas que nos resultan imposibles el resto del año y dejar volar la imaginación y nuestras ansias de libertad.

Unos toman el sol y lucen palmito en la playa, otros refrescan su cuerpo serrano en una piscina, en un río o en un lago. Muchos de ellos hacen visitas a la montaña u otros lugares de la naturaleza, practicando deportes de aventura o simplemente disfrutando del paisaje de manera respetuosa.

Hay quien prefiere perderse en otros lugares pintorescos llenos de historia, obras de arte o monumentos, tanto en el medio urbano (con sus actividades lúdico-culturales) como en los pueblos (que tienen variadas fiestas y tradiciones) con la compañía inseparable de una cámara digital. Tenemos la posibilidad de alojarnos en un hotel, en un hostal, en un apartamento, en un albergue, en una tienda de campaña dentro de un camping, en una casa rural o en una autocaravana. Siempre hay opciones adaptadas para todos los bolsillos (pues no hace falta gastarse tanto como los Obama en las vacaciones). Los que tienen una segunda residencia, suelen aprovechar las vacaciones para disfrutar de ella.

Existe la posibilidad de contratar un paquete cerrado al estilo de Todo Incluido o dejar para la improvisación la mayor parte del tiempo. Podemos irnos lejos o dormir en casa y recorrer nuestra provincia o la comunidad autónoma en la que vivimos, pues si nuestro país es una de las principales potencias turísticas del mundo es porque tiene sitios sorprendentes en casi todo el territorio.

Hay quienes son aficionados un turismo nocturno de sexo, juerga y borrachera, asociado a vicios y a excesos (tabaco, alcohol, drogas, etc.). Lo practican los que son aficionados al botellón (generalmente adolescentes) y aquellos que frecuentan bares de copas, discotecas o se apuntan a todo tipo de fiestas nocturnas. Sinceramente me parece una forma de pasar el tiempo libre bastante destructiva y que yo no puedo evitar asociarla a energías negativas. Relacionado con ello, están las campañas de precaución al volante, pues como decía Steve Wonder: Si bebes no conduzcas. Y es que los accidentes de circulación son una de las lacras de nuestra sociedad que más víctimas causan.

También en esta época se hacen llamamientos desde los medios de comunicación para evitar el abandono de mascotas, pues los animales son seres vivos que hay que cuidar y alimentar todo el año. Ante personas desalmadas que dejan abandonado a su perro o a su gato, conviene recordarles que él nunca lo haría.

Muchas tradiciones y festejos utilizan a los animales como entretenimiento y suponen un maltrato de estos seres que yo no comparto, pues generan los instintos más primitivos del hombre: corridas, encierros, animales sacrificados, etc. Estos días es noticia la reciente prohibición por el Parlament de las corridas de toros en territorio catalán.

A pesar de la crisis con sus recortes y la reciente subida del IVA, las estaciones de servicio se llenan de personas que acuden a llenar los depósitos de gasolina de sus vehículos, las estaciones de tren ven recorrer sus andenes a viajeros que utilizan el ferrocarril. Los aeropuertos, las estaciones de autobuses o los puertos de mar también reciben el mayor número de visitantes del año. Cada vez más personas utilizan Internet para encontrar los mejores precios en los viajes.

Es buena oportunidad para desarrollar nuestras aficiones: hacer deporte, acudir a espectáculos o algo muy enriquecedor desde un punto de vista cultural: leer. Y es que en nuestra maleta o mochila no puede faltar un buen libro (o un buen libro electrónico para el que se lo pueda permitir).

Es tiempo para cambiar de aires, visitar a familiares que viven lejos. Son los momentos más propicios para viajar, para divertirse, para aprender y reciclarse sobre temas relacionados con nuestro trabajo o para perfeccionar el manejo de otros idiomas. Un gran número de personas acuden a empresas tipo Single y se apuntan a sus actividades para conocer gente, hacer amistades o algo más difícil: encontrar pareja.

Ha habido aficionados (la mayoría con alto poder adquisitivo) que este verano han visitado África, con motivo del reciente mundial de fútbol de Sudáfrica y han disfrutado de la victoria de España o han sufrido con la decepcionante actuación de otras selecciones nacionales. También otros han acudido al Tour de Francia o han sido testigos de otros acontecimientos deportivos, en vivo o por televisión.

En este año santo compostelano (Xacobeo 2010), muchos se convierten en peregrinos y optan por pasar gran parte de sus vacaciones haciendo el Camino de Santiago a pie o en bicicleta, por motivos religiosos, culturales, por una promesa, para conocer gente o simplemente para sentirse bien.

Muchos inmigrantes regresan por unos días a sus países de origen y recuerdan con nostalgia un tiempo pasado que no siempre fue mejor.

El hecho de que haya poco dinero por la crisis no nos ha de impedir que disfrutemos de nuestras vacaciones, pues la imaginación ha de suplir al consumismo, pues en esta vida lo mejor ni se compra ni se vende. La compañía de nuestros allegados es impagable (para todo lo demás MasterCard). Hay infinitas posibilidades para llenar nuestro tiempo libre en verano. Lo importante es compartir estos días con amigos o familiares.

Otras personas dedican sus días de descanso a ayudar a otras personas de múltiples maneras, colaborando con asociaciones, ONGs, en contacto con colectivos desfavorecidos o acudiendo como cooperante ocasional en algún país empobrecido.

Yo opto por planificar con mi pareja nuestro descanso estival, con un alto grado de libertad, tratando de disfrutar de los amigos y familiares más cercanos. Prefiero unas vacaciones de bajo presupuesto, con mucho descanso, con buena compañía y con algunos kilómetros de carretera.

Para los que lean este blog les deseo unas excelentes vacaciones y que cuando tengan que volver al trabajo, lo hagan renovados y con un buen sentido del humor.

3 comentarios:

Gabriel dijo...

Si señor, estoy de acuerdo contigo. Me ha gustado mucho el repaso que haces por los distintos tipos de veraneantes. Todos encajamos en unos u otros.
Pero sobre todo me ha gustado la última reflexión, no hace falta mucho para pasar un verano genial.
Un abrazo y feliz verano. Gabriel.

J.P.G. dijo...

Gracias. Gabriel. Espero que tu familia y tú estéis pasando unas estupendas vacaciones (me imagino que entre Extremadura, Aragón y la playa). Un saludo afectuoso.

clases particulares madrid dijo...

Excelente artículo.